top of page
Buscar
  • Foto del escritorRaíces & Brotes España

6 consejos para unas vacaciones sostenibles este verano


Ya estamos en verano con muchas ganas de irnos de vacaciones y no se nos puede olvidar que estas también pueden (y deben) ser sostenibles. ¿Cómo conseguirlo? Os dejamos algunos consejos de cómo podéis disfrutar estos meses de unas vacaciones ecofriendly y respetuosas con el medio ambiente y los otros animales con los que compartimos este planeta, nuestro único hogar.


El turismo es una industria que mueve a millones de personas en todo el mundo, por lo que supone una importante fuente económica para los países receptores, pero también puede producir daños medioambientales si se realiza de manera irresponsable. Por eso, practicar un turismo sostenible es esencial para ayudarnos a reducir nuestro impacto, y además será una gran experiencia vacacional.


1. Investigar sobre el destino al que vamos

Antes de viajar, primero hemos de elegir nuestro destino. Podemos optar por aquellos lugares con bajo impacto ambiental y con áreas menos conocidas, para evitar la masificación de las costas y entornos naturales en temporada alta.


Una vez escogido el sitio, nos podemos hacer algunas preguntas como ¿allí donde vamos necesitaremos desplazarnos? y ¿qué opciones de transporte hay?, ¿ofrecen actividades que permiten avistar animales salvajes de manera respetuosa?, ¿es una zona natural protegida?, ¿me harán falta mis cubiertos y fiambreras? Estas preguntas nos ayudarán a tomar las mejores decisiones antes de iniciar nuestro viaje.


2. Preparar una maleta adecuada


Ya sea un viaje largo o una escapada de un día, nuestra bolsa de viaje es una gran aliada para disfrutar de unas vacaciones sostenibles. Pensemos en evitar generar el máximo residuo posible. Para ello, podemos añadir a nuestra bolsa de viaje nuestros recipientes y cubiertos reutilizables. Así, si nos hacen falta, los tendremos a mano y evitaremos comprar o utilizar los de plástico desechable. ¡Y lo mismo con las bolsas! Si vamos acompañados con nuestras bolsas de tela, mejor que mejor.


Igualmente, podemos llevarnos nuestros productos de higiene sólidos para no utilizar los envases pequeños de plástico que dejan en los hoteles. Y si nuestro destino es de costa, buscar un protector solar que sea respetuoso con los océanos. Muchos tienen en su composición filtros químicos contaminantes y perjudiciales para los arrecifes de coral.


3. Desplazarnos en transporte público o andando


Ya tenemos la maleta hecha, ¡es el momento de viajar! Ah, pero antes de salir de casa, no olvidemos desconectar todos los aparatos electrónicos que no sean necesarios en nuestra ausencia. Ahorraremos energía y ayudaremos al planeta.


Para nuestros desplazamientos, los viajes en tren o autobús son preferibles porque generan menos emisiones que el avión o coche. Y una vez hemos llegado a nuestro destino, podemos investigar las opciones de transporte público para utilizarlas siempre que sea posible. En los trayectos cortos, si podemos ir andando o en bicicleta, mejor. Nos permitirá contemplar mejor el paisaje y, además de ser saludable para el planeta, practicar ese ejercicio también es saludable para nosotr@s.


4. Respetar el entorno


Uno de nuestros lemas es ¡dejar siempre la naturaleza mejor de como la encontramos! Por eso, en nuestras visitas a los parques naturales y las playas no solo basta con mantener esos entornos limpios de nuestros residuos, también podemos recoger la basura que nos encontremos. El planeta es de tod@s y con este pequeño gesto estaremos ayudando a conservar el entorno y proteger a los animales que viven allí.


En las zonas naturales, respetemos siempre las normas establecidas por las autoridades, tengamos precaución para no causar molestias ni daños a la vida salvaje, y no nos llevemos conchas de las playas porque estaremos alterando el ecosistema y perjudicando a algunos animales que las necesitan para sobrevivir.


5. Realizar actividades éticas



En los últimos años, se ha puesto de moda realizar actividades de avistamiento de fauna salvaje. Si las elegimos bien, pueden ser una gran experiencia y aprenderemos mucho de las especies de la zona, pero si no estaremos perjudicando a los animales salvajes. Por eso, antes de contratar alguna de estas actividades, debemos asegurarnos de que son éticas y respetuosas con el entorno y la fauna. ¿Cómo podemos saberlo?


Son avistamientos responsables cuando la prioridad es respetar el entorno y a los animales. Ofrecen salidas de grupos pequeños para afectar lo menos posible al comportamiento de los animales, no persiguen ni acosan a los animales para poder verlos, no alimentan a los animales ni permiten alimentarlos para atraerlos, no permiten el acercamiento y contacto estrecho con los animales y, por supuesto, tampoco dejan que se les toque.


Del mismo modo, si tenemos pensado visitar algún santuario de animales, también nos tendremos que asegurar de que son lugares éticos en los que priorizan el bienestar de los animales rescatados. Nos ayudará a saberlo las acreditaciones oficiales e investigar en sus redes sociales para ver el tipo de imágenes que publican. Si en las fotos aparecen los visitantes posando con animales, tocándolos o abrazándolos, es un signo de explotación y maltrato animal.


6. Apoyar el comercio ético y local



Nuestra escapada está a punto de terminar y queremos llevarnos un recuerdo. Apostemos por las tiendas locales y evitemos cualquier souvenir exótico que haya implicado el tráfico y comercio ilegal de animales salvajes y/o de sus partes.




Esperamos que os sirvan estos prácticos consejos y que disfrutéis de vuestras vacaciones sostenibles. Y lo más importante, sea donde sea que vayáis, es acordarse siempre de que junt@s marcamos la diferencia cada día y que podemos elegir qué tipo de diferencia queremos marcar.


75 visualizaciones0 comentarios
bottom of page