top of page
Buscar
  • Foto del escritorRaíces & Brotes España

Conocemos al grupo R&B “La clase que va a cambiar el mundo”

Actualizado: 8 feb 2023


Entrevistamos a Javier Ibáñez, tutor en el colegio público Marqués de la Real Defensa de Tafalla, en Navarra, de “La clase que va a cambiar el mundo”, un grupo comprometido con el medio ambiente que desde hace unos años está cambiando el mundo verdaderamente.


“La clase que va a cambiar el mundo” nació en 2019 cuando, a raíz de unas fuertes inundaciones que sufrió la localidad de Tafalla, Javier Ibáñez inició un proyecto educativo en su aula para profundizar en las causas de la riada y proponer soluciones. Aquel momento marcó el comienzo de “La clase que va a cambiar el mundo”, un grupo preocupado por el medio ambiente y comprometido a actuar para conservarlo, que hoy forma parte de Raíces y Brotes.


Durante el curso pasado, Javier trabajó con su clase el proyecto “África. Mil historias”, cuyo objetivo era descubrir el continente desde un punto de vista optimista, a través de su historia, su naturaleza y sus personas. Para poner en valor su potencial, pero también para conocer su empobrecimiento, luchas e injusticias, como los ‘móviles de sangre’. Fue entonces cuando conocieron nuestra campaña de reciclaje de móviles, Movilízate por la Selva, y se volcaron en ella por completo.


L@s alumn@s investigaron sobre el coltán y las consecuencias de su alta demanda y extracción. Diseñaron carteles y dibujos para difundir la campaña y concienciar, no solo a su centro educativo, sino a toda la localidad. El grupo se implicó tanto que incluso escribieron una carta que la directora envió a las familias, el profesorado del centro, la alcaldesa y los medios de comunicación.


El esfuerzo de todo el grupo resultó en un total de ¡300 móviles reciclados! Y, además, el proyecto recibió varios reconocimientos, como el prestigioso premio de educación Vicente Ferrer, la Mención especial por la contribución de “África. Mil historias” a la convivencia intercultural y la lucha contra el racismo y la xenofobia, y el premio al mejor proyecto TIC en Educación inclusiva, igualdad y diversidad.

Para Javier, el mundo es un préstamo de las generaciones futuras. Por eso, implicar a sus alumn@s en este tipo de proyectos lo considera necesario: “En educación tenemos la inmensa suerte de ver todos los días a esas generaciones futuras, de trabajar con ellas, de saber que son el centro de la educación ecosocial. Pero solo cuando se transmite desde la ilusión, desde el convencimiento en lo que se hace, se consigue la implicación del alumnado”.


Hoy conocemos un poco más de su grupo y de él, todo un ejemplo de compromiso con la educación ambiental y el futuro de l@s jóvenes.


- ¿Cómo crees que puede ayudar el programa educativo “Raíces y Brotes” en el crecimiento personal de los alumnos y alumnas que participan?

La transición vital de los niños y las niñas pasa del entorno familiar al escolar y luego al social, a las amistades. El programa Raíces y Brotes aúna el entorno escolar con la pertenencia a un grupo exterior, más grande, con el que comparte ideales. Permite sentirse parte de algo global sin necesidad de abandonar, todavía, el ambiente acogedor, cercano y conocido de la escuela.


-¿Qué actividades son las que más satisfacción os producen?

Obviamente todo lo relacionado con el entorno es lo que más cala a estas edades y todo lo que supone un contacto con la naturaleza, conocerla y protegerla, mejorarla… En definitiva, es lo que más satisfacción les produce. Eso, sumado a todas las actuaciones que han conllevado la interacción personal dentro de nuestro proyecto “Movilízate por la Selva” y lo que ha supuesto: escuchar los mensajes de Jane Goodall, conocer e interrelacionarnos con, por ejemplo, Pablo de la Chica, director del documental “Mama”, y haber tenido la inmensa suerte de contactar con su protagonista, Mama Zawadi, o Lorena Aguirre. Son vivencias personales que no solo les han conmovido ahora, sino que se les van a quedar para toda su vida.


-¿Qué os aporta formar parte de Raíces y Brotes?

Se trabaja de esta manera por convencimiento personal y por constatación objetiva de que es como hay que hacerlo, pero la existencia de un colectivo, de un grupo de referencia como Raíces y Brotes aporta un valor añadido a esta decisión: el sentirse parte de algo global, más grande; el celebrar como propios los logros de otros grupos; el descubrir ideas y proyectos que te inspiran para replicarlos o, simplemente, disfrutarlos.



​​-¿Qué es lo que os ha llevado a participar en nuestra campaña de reciclaje de móviles?

En nuestro proyecto del curso pasado “África, Mil historias” estuvimos trabajando en diversas actuaciones. Cuando una compañera de Teachers for Future Spain nos habló de esta campaña, volvimos a pensar en eso de “cuando trabajas por proyectos los astros se alinean”, pues era una campaña que entraba de lleno dentro del planteamiento del proyecto: conocer la realidad de África y trabajar desde el compromiso.


-¿Cómo creéis que puede ayudar a los niños y niñas el hecho de conocer la explotación del coltán y sus consecuencias?

A pesar de que, de vez en cuando, surja algún reportaje sobre lo que denuncia Jane Goodall o programas como los de Jordi Évole o Jalis de la Serna, no está asimilado en nuestra sociedad el concepto de que ese móvil que usamos continuamente es un ‘móvil de sangre’. El conocer la explotación del coltán, sus `minas rojas’, el trabajo infantil, la destrucción del hábitat de chimpancés y gorilas… Todo ello ha llegado mucho a los niños y niñas, pero también el descubrir que pueden hacer algo, que pueden recoger móviles viejos para su correcto reciclaje, que ese coltán puede reutilizarse en la fabricación de nuevos móviles y que, además, se consigue un apoyo económico para las comunidades que viven allí y para recuperar el hábitat de chimpancés y gorilas y colaborar en su manutención. Así, el concepto de economía circular tiene un significado más cercano y unido al planteamiento de reducir el consumo (de no cambiar de móvil por moda y reparar antes que comprar) y les hace sentirse parte del cambio, parte de la solución a este conflicto.


-¿Qué es lo que más ha impactado al alumnado del conflicto del coltán?

Han vuelto a comprobar, una vez más, que los países de África son muy ricos, pero que los estamos empobreciendo y que, por culpa de nuestro afán consumista, promovemos y financiamos guerras (como a principio de este siglo la Guerra del Coltán o la Guerra Mundial Africana) y las actuales guerrillas. Les ha impactado muchísimo cómo la vida de una comunidad puede verse truncada por el solo hecho de encontrar coltán en sus tierras. A partir de ese momento, una guerrilla puede aparecer, matar a parte de la población, obligar al resto a trabajar en sus minas, utilizar trabajo infantil en los túneles más pequeños… y todo ello, deforestando la selva e incluso matando chimpancés y gorilas para comérselos. Y también les ha impactado mucho conocer de primera mano la realidad de esas guerrillas, que usan la violación como un arma más de guerra, a través de la historia de Mama Zawadi que ahora trabaja en un santuario en la rehabilitación de bebés chimpancés.


-¿Ha habido mucha participación en la campaña?

Se han volcado por completo. Incluso Saioa, una de las alumnas de clase, lo compartió en el WhatsApp de su pueblo y la respuesta fue brutal con más de 50 móviles recogidos en una localidad de 345 habitantes. Además, la clase fue a explicar la campaña a la radio y consiguieron que comercios y el mismo Ayuntamiento se sumarán a la recogida. Al final, conseguimos reunir… ¡300 móviles! (241 solo el día que se abrió la caja y después todavía nos trajeron más).



-¿Cómo se sienten los niños y niñas respecto al apadrinamiento de los chimpancés?

Es algo que les ha hecho especialmente ilusión. Son edades en las que ya se van sintiendo “mayores” y ahora pueden demostrar que no solo colaboran en casa, sino que son capaces de movilizarse por conseguir un mundo mejor y concretarlo en poder apadrinar a un buen número de chimpancés.


-¿Podéis compartirnos una frase que os dé esperanza en el futuro?

Cada vez somos más personas a las que nos preocupa el planeta y que queremos mejorar la calidad de vida de las personas, los animales y el medio ambiente.


Gracias a Javier Ibáñez y a tod@s los miembros del grupo “La clase que va a cambiar el mundo” por vuestro esfuerzo y compromiso por hacer del mundo un lugar mejor para tod@s y marcar la diferencia. ¡Sois una gran inspiración!




273 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page