top of page
Buscar
  • Foto del escritorRaíces & Brotes España

Protestamos en Madrid contra la granja de pulpos

Científicos, ecologistas y organizaciones nos reunimos frente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en Madrid para llamar la atención sobre las consecuencias que podrían tener las granjas de pulpos y detener su apertura.

El pasado 21 de mayo, desde Raíces & Brotes participamos, junto a las organizaciones AnimaNaturalis, Eurogroup for Animals y Acción Océanos en una acción de protesta frente al Ministerio de Agricultura en Madrid contra la granja de pulpos que Nueva Pescanova pretende construir en Las Palmas de Gran Canaria.


En esta acción, ecologistas, defensores del bienestar animal y comunidad científica tratamos de llamar la atención a las autoridades acerca de las consecuencias que podría traer este tipo de granjas – la primera de su tipo. Asimismo, solicitamos la paralización de su construcción debido a razones éticas y ambientales, como que actualmente no existe ninguna legislación para la cría de pulpos como alimento y el impacto ambiental que generaría esta macro granja en la isla y sus alrededores.


“Sabemos que toda campaña que lucha por evitar el sufrimiento de los animales se enfrenta a grandes intereses económicos, y en el caso de la granja de pulpos de Canarias no podría ser diferente”, explicó Jaime Posada, coordinador de AnimaNaturalis en Madrid. “Somos parte de una gran iniciativa internacional para llamar la atención acerca de los abusos que están a punto de cometerse en esta explotación y nuestra intención es informar a la población acerca de las consecuencias que esta granja conlleva”, agregó.

La comunidad científica internacional también ha advertido sobre las consecuencias nefastas que podría tener la granja de pulpos para el medio ambiente, la salud y el bienestar animal. Y se han realizado varios informes al respecto.

Desde un principio, la Dra. Jane Goodall también se posicionó en contra de este tipo de granjas y ofreció su apoyo a la campaña: “Los pulpos son asombrosamente inteligentes, capaces de resolver problemas complejos, a veces utilizando herramientas, y los científicos están estudiando ahora la relación entre su cambio de color y las emociones. Cuando me enteré de que empresas españolas planean encerrar a estas criaturas sensibles y fascinantes en ‘granjas de pulpos’ me sentí profundamente angustiada. Estas granjas no podrán ofrecer las condiciones que los pulpos necesitan y merecen, e inevitablemente causará un nivel de sufrimiento que ahora sabemos que es inaceptable. Espero que nos ayuden a evitar esta situación. Debemos actuar ahora”.


De momento, Nueva Pescanova continúa sin compartir detalles sobre sus planes para la instalación ni sobre cómo se garantizará el bienestar animal de los pulpos. Pero de los informes presentados sabemos que la empresa pretende entrar en funcionamiento este año 2023 y producir anualmente una cantidad estimada de 3.000 toneladas de “carne” de pulpo. Esto supondría el sacrificio de, al menos, 300.000 pulpos en cautividad al año, ya que el Octopus vulgaris (la especie de pulpo común) puede pesar hasta 9 kg.


Dado que mantener las condiciones ideales de crecimiento en mar abierto es casi imposible desde el punto de vista logístico, pretenden criar los pulpos en tanques en tierra. Aunque estos tanques resultan más cómodos para la industria, su funcionamiento requiere una gran cantidad de recursos, lo que plantea dudas sobre el uso de la energía y las emisiones. Además, no está claro cómo se tratarán las grandes cantidades de agua antes de verterlas en los cursos de agua.


Por otro lado, los pulpos tienen un índice de conversión de alimentos de 3 a 1. Es decir, necesitan 3kg de comida para obtener 1kg de carne de pulpo. Eso no es un uso justificable de los escasos recursos alimentarios del mundo. Por esta razón, la cría de pulpo se consideró incompatible con las Directrices Estratégicas de Acuicultura de la Unión Europea.


Las últimas informaciones apuntan a que la empresa española planea matarlos con hielo, colocándolos en recipientes de agua a -3ºC. Existen estudios que han demostrado que este método de sacrificio que utiliza “lodo de hielo” provoca muertes lentas y estresantes en otros animales como los peces.


Científicos de la LSE publicaron en su informe La cría industrial de pulpos: Una receta para el desastre (2021) estar “convencidos de que la cría de pulpos de alto bienestar es imposible”. Por lo que es probable que las necesidades de bienestar de estas criaturas no se satisfagan adecuadamente en las granjas y que sufran inmensamente.

Los pulpos no tienen esqueletos internos o externos que los protejan, y su piel es muy frágil y se daña fácilmente. En el entorno de una granja, pueden resultar heridos. Existe un alto riesgo de dolor y sufrimiento. Además, dada su elevada inteligencia y tendencia a explorar su entorno, serían fácilmente susceptibles de aburrirse o estresarse en cautividad, pues es probable que estas granjas cuenten con entornos estériles y sin estímulos sensoriales. Además, como animales naturalmente solitarios, no se adaptarían bien a las condiciones de hacinamiento típicas de los sistemas de granjas industriales.


Desde que lanzamos la campaña el pasado mes de octubre, nuestro objetivo es conseguir evitar este tipo de granjas con una ley europea que prohíba la cría de pulpos para consumo, una práctica innecesariamente cruel con los pulpos y poco sostenible.


Por eso, os animamos a que nos ayudéis a conseguirlo firmando nuestra petición, difundiendo nuestra campaña y participando en las acciones de protesta que llevamos a cabo junto a AnimaNaturalis, Eurogroup for Animals y Acción Océanos para seguir dando voz a los pulpos y el medio ambiente.



46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page